HeaderSWI

Thursday, November 3, 2016

Grafitis en Getsemaní - Cartagena

El  grafiti es para muchos una forma contemporánea del muralismo, que va en contra del individualismo, que se expresa en lugares públicos y que se compromete con todos, además de que debe estar expuesto a la mirada del mundo entero.
Los sitios valorizados por el grafiti ahora se convierten destinos turísticos para un segmento de viajeros amantes del arte.

El grafiti ha ido tomando tanta fuerza en la ciudad de Cartagena ,que en 2013 gracias a la intervención de Vértigo Grafiti se realizó el I Festival Internacional de Arte Urbano de Colombia, con el cual se plasmaron 23 obras en diferentes puntos del barrio Getsemaní.
Está plasmada los aspectos culturales de ayer, hoy y la prospectiva de Getsemaní donde se está viviendo un problema de gentrificación (proceso de transformación urbana en el que la población pobre original de un sector o barrio deteriorado es desplazada). cada mural tiene un contexto histórico, político y económico del barrio y sus sitios emblemáticos



En este grafiti el artista Cazdos Ecks busca representar los lugares más representativos de Getsemaní para poder encender el amor por este barrio y tratar de convencer a las personas de que no vendan sus viviendas, que resistan y así poder ser “libres”;
¿libres de qué?  ¿Resistir qué? 
Pues el proceso de gentrificación que están viviendo las personas del barrio Getsemaní, ya que han sido prácticamente desplazadas al ser persuadidas de vender sus viviendas.


Siguiendo la misma línea de Ecks, el artista llamado Cartagenero da la bienvenida al barrio Getsemaní, a sus coloridas y pictóricas calles, a su gente y a su cultura, sin embargo aclara que no está en venta, ya que desea que su historia perdure.




Por otra parte, el artista Jade intenta mostrar la cara oculta de Cartagena, su gente humilde, sus conflictos, pero también su pobreza. Todo aquello que el turista extranjero no logra ver porque se dejan deslumbrar por su belleza.




A su vez, el reconocido Saga se inspira en la representativa mujer afro de Cartagena, en su alegría y espontaneidad, sin dejar de lado su voluptuoso cuerpo. Por otra parte, Saga se basó en el conocido y ya fallecido cantante Joe Arroyo y su canción “rebelión”, donde el cantante invita a tratar bien a las negras esclavas y a no maltratarlas.