HeaderSWI

Tuesday, February 16, 2016

Dudas Gramáticales

Dudas Gramáticales


Las dudas gramaticales que se generan al momento de hablar son una de las grandes dificultades de todo idioma. Cuando se escribe hay tiempo de pensar en lo que se tiene como correcto o en lo que para los demás es lo correcto, pero al hablar, las dudas que puedan presentarse deben ser resueltas en cuestión de segundos o, si no se resolvieron al fin, nos arriesgamos a cometer errores que tal vez frente a un computador o en una hoja de papel no hubiéramos cometido.

Las palabras viajan de nuestro cerebro a la boca en medio segundo, cuando se tiene la palabra adecuada, pero para todos aquellos que alguna vez se han visto en una situación de confusión al hablar, aquí presentamos 2 de las dudas más apremiantes para los que hablan español nativo y para quienes lo aprenden como idioma extranjero. 


1. ¿Hubiese o hubiera?

Ambos términos son válidos y significan lo mismo pero  “hubiese” es más usado en España y puede contener una connotación un poco más literaria.  Pero la verdadera confusión está en el uso de “hubiese” o “habría”. Dicha duda se presenta sobre todo en la construcción de frases condicionales, siendo “habría” el término que al final provee la connotación de condición a lo que se dice o escribe. Ej. Si hubieras estudiado, habrías sacado buena nota. Vemos que “hubiera” está en forma imperfecta, lo que nos conduce a un evento pasado,  y “habría”, aporta la connotación condicional de la frase. 


2. ¿Adentro o dentro?

Estos dos términos hacen parte del grupo de los adverbios de ubicación pero uno de ellos también hace parte de un subgrupo llamado adverbios de dirección u orientación, así podemos decir:

“El gato está dentro de la caja” que indica la ubicación de, en este caso, un gato.


Pero decimos “Vamos para adentro (de mi casa)” e indicamos hacia dónde nos dirigimos.

Son muchas las dudas que pueden presentarse al momento de hablar, escribir o leer en español pero este fascinante idioma, a través de su aparentemente difícil gramática, puede conducirnos a un sinfín de opciones para  todo aquellos que queramos expresar.


“Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras, sino cien pensamientos” (Henri Poincaré)